Blog Educación

Inclusión educativa o educación especial

Hace poco se ha publicado la noticia de que está previsto traspasar a más de 35.000 alumnos de centros de educación especial a colegios ordinarios. Esto, lejos de agradar a todos, está levantando mucho revuelo (te dejo el enlace aquí). Personalmente siento que este tema nos está separando en dos bandos. Los que están a favor de la inclusión o de la educación especial. Por eso me gustaría compartir contigo mi punto de vista como maestra de un colegio de educación especial y a la vez una fiel creyente de la inclusión.

Un poco de historia

En España nunca hemos tenido muy claro qué hacer con la educación, y por ello hemos tenido un sin fin de leyes educativas. Para ser más exactos 8 desde 1970, y todo pinta que vamos a por la novena. No quiero entrar a hacer una revisión de todas ellas.  Pero sí que me gustaría mostrar unas pinceladas sobre cómo aparece la inclusión tratada en alguna de ellas.

En 2002 con la LOCE ya se habla claramente de la "no discriminación y normalización educativa" refiriéndonos al alumnado con discapacidad. Y la LOMCE (nuestra ley actual) añadió como un principio fundamental que hay que garantizar la inclusión educativa "con especial atención a las que se deriven de cualquier tipo de discapacidad".

En el artículo de prensa del que te hablo al principio también se cita el durísimo informe que realizó la ONU contra España y la educación inclusiva. Para poneros en situación, en 2008 España ratificó la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU. Y es por ello que está obligada a cumplir con lo que se pactó en dicha Convención. En el artículo 24 de esta declaración se dice que se tiene que "garantizar un sistema educativo inclusivo, asegurando que las personas con discapacidad puedan acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones y en la comunidad que vivan".

La realidad

Con estas directrices tan claras podríamos pensar que la inclusión es algo real. En parte es así, ya que podemos verla reflejada en todos los documentos escritos que rigen la educación. Desde leyes hasta programaciones de aula. Pero la realidad es que la teoría y la práctica no suelen ir de la mano.

Los centros de educación especial están actualmente masificados y la inclusión es más una utopía que una realidad. Es cierto que esto varía en función de cada comunidad autónoma o de los distintos centros. Pero se puede asegurar que la inclusión no es una realidad del sistema educativo español.

Son muchos los niños que desde muy pequeños están ya en centros de educación especial. Y muchos otros están en centros ordinarios pero siendo excluidos. Y es que estar en la escuela ordinaria no asegura actualmente una educación inclusiva. En algunos centros ordinarios se hacen aulas donde se juntan a todos los niños con algún tipo de dificultad. En otros, se sacan fuera del aula hasta más horas incluso de las que están con su grupo. Y esto, aunque pase en la escuela ordinaria, no es educación inclusiva.

Entonces… ¿educación especial sí, o no?

Mi respuesta y postura es clara. Educación inclusiva sí, pero educación especial también. Pienso que es imposible pasar actualmente de un extremo al otro como se pretende y hacerlo bien. Ni es lo que todos los niños necesitan, ni todas familias lo quieren, ni los centros y sus docentes están preparados ni hay actualmente recursos suficientes. No creo que todo sea blanco o negro. Es necesario apostar por la inclusión y empezar desde YA. Pero lo más importante para mi es que esto no se puede hacer de cualquier forma. Son muchos los factores que llevan fallando durante años y estos son los que deberían revisarse antes de tomar cualquier medida.

La inclusión debe ser nuestra meta ya que pienso que es lo que todo el alumnado merece y necesita. Como maestra y madre creo en la igualdad y en que la diferencia es enriquecedora. Creo que es muy necesario que todos los niños vean la realidad, que todos somos diferentes y únicos y que tenemos distintas necesidades. Y es que si queremos una sociedad más igualitaria no veo mejor forma que hacerlo promoviendo una educación inclusiva y de calidad. Pero no creo que sea actualmente factible y lo que todo el alumnado que está en educación especial necesita.

 

Por último quiero decir que dividirnos en "dos bandos" es lo peor que podemos hacer para buscar lo mejor para la atención a la diversidad. Y es que solo unidos, familias y profesionales, podremos ser capaces de luchar por lo mejor para nuestros fuera de serie y hacernos escuchar.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la inclusión? ¿Qué opinas sobre este debate?

Te espero en los comentarios, y te dejo algunos enlaces por si quieres profundizar más en este tema.

Te puede interesar

X