Blog Familias

5 consejos si sospechas que tu hijo tiene discapacidad

Muchas familias coinciden en que el camino hasta saber qué es lo que les pasa a sus hijos/as ha sido muy duro y tedioso. Y es que no todos los diagnósticos llegan de forma rápida e inmediata tras el nacimiento o incluso antes. Por eso hoy te traigo estos 5 consejos que pueden ayudarte si piensas que tu hijo o tu hija tiene alguna dificultad o discapacidad sin diagnosticar. Estas ideas son la mezcla de mi experiencia con vivencias de varias familias que han pasado por este proceso. Espero que puedan servirte de ayuda si estás pasando por ello.

1. Confía en tu intuición

Recuerda que nadie conoce mejor que tú a tu hijo/a. Por eso, ante cualquier sospecha de que algo no va bien, consúltalo con un especialista (pediatra, profesionales educativos…). Y si esa persona no le da la misma importancia que tú contrasta esa opinión con otro profesional. De esta manera podrás quedarte más tranquila y conocer otro punto de vista. Algo que puede ayudar es hacer un diario con esas cosas que más te llaman la atención. Así te será más fácil comentarlo con un profesional ya que podrás trasladarle aspectos concretos y no solo esa intuición.

2. Cuanto antes, mejor

A veces podemos caer en no dar importancia a los signos de alarma que observamos y dejamos pasar el tiempo. Muchas familias reconocen tras pasar unos años que, aunque notaban algo diferente, no querían afrontarlo por miedo o negación. Piensa que la detección precoz y la atención temprana son dos de los factores que más pueden ayudar a cualquier niño/a con cualquier dificultad. Por ello y ante la duda no pienses que son imaginaciones tuyas o que no tiene importancia. Consúltalo siempre con tu profesional de confianza.

3. Cuidado con internet

En la red hay mucha información, muchas opiniones y no todo es válido. Hay que tener mucha precaución y saber filtrar toda esa información. Ten siempre presente que solo un profesional puede hacer un diagnóstico. Además, cada niño es único y ante un mismo problema no valen las mismas soluciones. Por todo ello intenta leer sin comparar ni juzgar a tu hijo/a y espera a tener algo en claro. Si ya tienes un diagnóstico y estás leyendo esto tienes que tener igualmente mucho cuidado. En torno a la discapacidad existen mitos y gurús que prometen cosas que no son ciertas. Consulta siempre con algún profesional sobre dónde puedes ampliar información si lo deseas.

4. Ármate de mucha paciencia

Por desgracia, muchas veces los diagnósticos son complejos y tardan en llegar. Requieren de varias pruebas, visitas a distintos especialistas... Es muy importante mantener la calma durante el camino así como rodearte de gente que te apoye. Y confía en que esta incertidumbre pasará antes o después. Actualmente hay equipos de profesionales muy buenos y cada vez hay más conocimiento en escuelas y otros ámbitos.

5. Cuídate mucho

Ante el cuidado de los hijos solemos abandonarnos, y cuando hay alguna dificultad, suele pasar mucho más. Tenemos que pensar que para ayudar a nuestros hijos es necesario primero estar bien con nosotras mismas. Así que no te olvides nunca de ti. Nunca. Por eso busca esas pequeñas cosas que pueden hacer tu día a día un poco mejor. Un café, una buena ducha mañanera, una siesta... A veces es suficiente con pequeños gestos. Y aunque sé que no es fácil, dedícate tiempo para descansar y desconectar.

¿Qué fue lo que más te ayudó a ti durante el camino hasta encontrar el diagnóstico? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Seguro que tu historia ayuda nos ayuda a muchos, ¡te esperamos en los comentarios!

Te puede interesar

X